27 abr. 2011

Selva

El deseo de tener un animal tiene su origen en un antiguo deseo primario, el deseo del hombre moderno de volver al paraíso perdido.
[Konrad Lorenz]

No hay comentarios:

Publicar un comentario